hija única

En el verano, salimos más a la calle, los días son más largos, llegan las deseadas vacaciones y nos lucimos más. La ropa es más corta y prescindimos de abrigos y guantes. Esto hace precisamente que mostremos más las manos y por ende, nuestras uñas.

Si quieres ir a tono entre la época estival y el color de tus uñas, debes tener en cuenta un importante consejo previamente. En verano estamos expuestos a muchas sustancias tóxicas que pueden debilitar las uñas, por ejemplo, el cloro de las piscinas o el contacto con los productos tóxicos que se usan para su limpieza y mantenimiento. Esto conlleva que en esta época debamos prestar especial atención a su cuidado. Limpiarlas, limarlas, tener una buena alimentación y fortalecerlas con esmaltes especiales para la playa y la piscina.

En verano los colores son más vivos y llamativos. Una opción perfecta y que además está muy de moda, es llevar cada uña de un color diferente. Todos deben ser colores alegres como rojos, verdes, turquesas, amarillos,… La forma de combinarlos es perfectamente libre, puedes disponerlos como mejor quieras dando rienda suelta a tu creatividad. Además, puedes combinar de la misma manera las uñas de las manos con las de los pies. Ejemplo: pulgares rojos, índices verdes,… para que el resultado sea más divertido.

Los tonos azules son muy recurrentes en esta época ya que evocan la simbología acuática y marinera propia de esta época del año. Hay múltiples tonos de azul y puedes probar hasta encontrar el que más te convenza.

Además puedes pintarte motivos veraniegos en tus uñas con ayuda de un pequeño alfiler. Te dará un toque muy divertido y original. Una opción es pintarte las uñas celestes y añadirles pequeños soles o gaviotas, por ejemplo.